negro rip

He cogido el texto "Instantes" de Don Herold* para que me sirva de plantilla pues, hasta vivo y coleando y con un speedball de heroína y cocaína, uno necesita una ayudita para escribir sus últimas palabras. Os recomiendo su lectura previa. Os lo pego a continuación:

Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido; de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. Sería menos higiénico. Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos. Iría a más lugares a donde nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría; pero si pudiera volver atrás, trataría de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas. Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo a principio de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño. Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante. Pero, ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

(Don Herold, If I had My Life to Live over: Readers Digest, Octubre de 1953)

No os fiéis nunca de alguien que se está muriendo. Se tiende a ser ñoño y se tiende a perder la perspectiva de las cosas. No hay nadie con menos credibilidad que alguien que está agonizando y al que solo le quedan dos neuronas chapoteando en las últimas gotas de líquido cefalorraquídeo. Para que no me ocurra lo que a la mayoría, aquí están mis últimas palabras con algo de antelación:

Últimas palabras

Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer menos errores con mi pistola. Intentaría tener mejor puntería, estaría más alerta.Tomaría el asunto de la matanza en público con mayor seriedad.Correría menos riesgos, haría menos viajes en los que ver a los mismos seres humanos de siempre fracasando una y otra vez. Estaría más tiempo en mi celda urdiendo mi plan, vería las montañas desde un helicóptero, los ríos solo los cruzaría por puentes.No iría a ningún lugar donde no hubiera estado antes, comeríamás alfalfa y menos helados, tendría más problemas con la leyy menos con las nuevas tecnologías.Yo fui uno de esos vivalavirgen alegres y compasivos que vivió insensata e infructuosamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de odio y de violencia.Pero si pudiera volver atrás trataría de tenersolamente momentos violentos.Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de violencia. Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte sin una pistola, una navaja, un puño americano y unas botas con punta de hierro. Si pudiera volver a vivir, llevaría una metralleta, un super bazooka M20B1 y unas granadas de fragmentación DM61A1.Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar con unas botas militares Doc Martens con punta de hierro a principiosde la primavera y, sin quitármelas ni para dormir, seguiría así hasta que llegara el invierno.No daría nunca vueltas en un tiovivo, para no perder mi objetivo. Ni atardeceres ni amaneceres, no contemplaría más que la situación del enemigoy detendría el juego de los niños para decirles la verdad: vais a morir todos. Si tuviera otra vez la vida por delante.Pero sólo he hecho el ridículo y he visto a gente a mi alrededor haciendo el ridículo. He visto a hombres intentando preñar a mujeres sin criterio. He visto a niños creciendo y repitiendo el mismo proceso sin ninguna justificación aparente. Solo me arrepiento de no haber muerto antes y de no haberme llevado a varios por delante.

Enrique Rubio (20XX)

*No, ese texto no es del jodido Borges, es un texto que ha sido plagiado y versionado varias veces a lo largo de la historia a partir del original de Don Herold.

 

(Texto incluido en el libro 'Me arrepiento del mañana',totalmente agotado (excepto 3 últimos ejemplares para coleccionistas enfermos)