c.d.a

Es la primera vez que alguien no me paga un encargo. C.D.A., un conocido periodista, se puso en contacto conmigo hace dos años. Al parecer, le habían garantizado el premio de finalista en el premio de los premios. Sin embargo, acabaron dándoselo a la orejuda.

–Es que me aseguraron que quedaría finalista en el Gran Premio.

–¿Y a mí qué cojones? Yo cobro por escribirte un libro, no por los posibles premios mafiosos que puedas ganar. Deberías haber atado mejor el chanchullo. ¿No te tragaste hasta la última gota de esperma del colgajo arrugado del Gran Jefe? Tal vez la orejuda la chupa mejor.

Hago desde aquí un llamamiento a C.D.A. Si no cobro ya el trabajo realizado, el contrato queda roto en cuanto al pago y el plazo acordado, lo que quiere decir que puedo romper el contrato de confidencialidad. Puedes leerlo en la cláusula 7.

–¿No puedes esperar un año? Me han dicho que lo intentarán el año que viene. Me pillas ahora sin blanca.

–Tienes 15 días, cuando pasen esos 15 días, si no me has pagado, sacaré la primera información en mi blog con tus iniciales. Después de ese momento tendrás otros 15 días. Si no recibo el pago, tus iniciales se convertirán en nombres y apellidos, profesión, trayectoria, cargo actual... Aunque, pensándolo bien, con decir el nombre y el apellido, será suficiente. Eres bastante conocido.

–Pero yo contaba con el premio para pagarte. Me la han jugado. No me puedes hacer esto.

–Pídele un adelanto del premio del año que viene al Gran Jefe o ponte en contacto con la orejuda o la otra mafiosa, la ganadora del Premio Gordo, para que te hagan un prestamito. Entre vosotros tenéis que organizaros mejor. Dicen que en la mafia y las bandas criminales hay más normas y leyes no escritas y una mayor rectitud y severidad en cuanto al cumplimiento de las mismas que en el lado legal de la población. ¿Por qué vosotros sois tan volátiles?

–¿Cómo voy a hacer eso? Me tomarán por loco, seguro que me quita el premio del año que viene. ¿Y si te garantizo una buena cobertura mediática de algún futuro libro tuyo? Tengo muy buenos contactos en toda la prensa cultural.

–Ni hablar, eso es paja. Hagamos una cosa. Si denuncias la corruptela y el fraude del Gran Premio, te  prorrogo la deuda tres meses.

–¿Estás loco? Sería mi fin. El Gran Jefe lo controla todo.

–Tienes que elegir entre que sea tu final en soledad o que sea tu final más el final de unos cuantos más. Así te sentirás acompañado. Y tendrás un pequeño extra de moralidad y buena imagen al ser el primero que lo denuncia.

–¿No hay ninguna otra alternativa?

–Pagarme ya o suicidarte.

 

Tienes otros 15 días.