agujero-negro-tierra2

Me dio uno de mis innumerables ataques musicales y me puse a investigar nuevos grupos, consultando blogs, revistas musicales, last.fm...etc...etc... Descubrir grupo, picotear una canción y descargar, ver grupos similares, descubrir grupo, picotear una canción y descargar...

De repente me topé con un grupo que me parecía interesante tras consultar sus influencias. Me sonaba ligeramente el nombre, pero pensé que se parecería al nombre de otro grupo, pues he visto más nombres de grupos en mi vida que combinaciones posibles de palabras. Me puse a descargarlo en Soulseek, faltaría más. Soulseek, para aquellos que no lo sepan,  es el programa p2p o de intercambio de archivos musicales por excelencia, ideal para compartir música con otros millones de usuarios del planeta entero. Tengo dos cuentas en Soulseek: una que utilizo con el portátil (para cuando me da un ataque ordeñador ineludible e impostergable en mitad de una novela, un guión o un artículo) y otra que utilizo en el ordenador fijo (dedicado mayormente a descargas de todo tipo).

Al día siguiente eché un vistazo al ordenador fijo y vi que en la bandeja de descargas de Soulseek había decenas de discos enteros descargados. Todas las canciones estaban en color verde (mi color favorito), todas menos tres de un disco que no se había descargado completamente. Éstas estaban en negro y con el mensaje 'Awaiting user', que aparece cuando el usuario que tiene esas canciones (a quien vas a ordeñar) está desconectado. Por casualidad, leí el nick de dicho usuario desconectado: Erpemo. No puede ser, me dije. Me suena mucho ese nick, ¿no es el mío de la cuenta del portátil? Fui al portátil y lo encendí. Sí, sí podía ser, Erpemo era mi segunda cuenta en Soulseek y ese disco me lo había descargado en el portátil hace un año más o menos. Resulta que en el momento de buscarlo en Soulseek el día anterior, en mi ordenador fijo, tenía el portátil encendido y casualmente las dos cuentas de Soulseek abiertas. ¡ME EMPECÉ A DESCARGAR UN DISCO DE MI PORTATIL DEL SALÓN! ¡ME DESCARGUÉ MÚSICA DE MÍ MISMO!

Igualito a una autofelación. Podría haber creado una paradoja espacio-tiempo o un agujero negro en mi casa... o la involución del bigbang, una implosión cósmica, una explosión invertida o algo por el estilo. Tengo ya demasiada música, le he dado la vuelta a Internet hasta aparecer hurgando en mi propio ordenador. Es como andar en línea recta sobre el planeta Tierra y, tras 40.000 kilómetros, aparecer en el mismo lugar.

Es una señal. Creo que voy a darme un paseo por la calle mientras el viento me abofetea la cara y escucho en el mp3 ese disco de una vez por todas.