barrios-escombros036

Mordor

Para quien tenga la suerte de no saber cómo es Mordor, aquí una explicación muy ilustrativa:

Imaginad que tenéis un electrodoméstico averiado, desarmáis todas las piezas y arregláis el desperfecto, lo volvéis a armar uniendo todas las piezas y cuando creéis que ya está toda la estructura conectada, veis que queda una pieza suelta que no sabéis dónde se coloca. Sin embargo, encendéis el electrodoméstico y observas que funciona perfectamente. No sabéis qué hacer con esa pieza y la metéis en un cajón de sastre donde va a parar aquello que no sirve para nada pero que os negáis a tirar. Bien, esa pieza es Mordor, como un apéndice inútil, infectado pero inane, ruidoso pero intrascendente y totalmente desconectado del cuerpo.

La diferencia estriba en que Mordor aparentemente está en el mapa ensamblado con el resto del Organismo, pero en realidad es una isla situada bastante por debajo de las Islas Canarias, casi a la altura del Congo.

Por si todavía alguien no se hace una idea, decir que Mordor es como ese hijo paralítico cerebral agudo que se niega a morir y al que hay que poner un nombre dada su apariencia humana.

Entienden el español pero no lo hablan. Hay quien lo intenta con un logopeda, pero es en balde y mucha gente con algo de vergüenza opta por cortarse las cuerdas vocales y acudir a un curso de lengua de signos. Los más pudorosos prefieren ser mudos antes que mordorianos.

No tienen modales, no leen nada, no tienen juicio, pero en la Biblioteca Regional abundan las películas en Blu-Ray y e-readers para parar un tren. Que no se diga que están desfasados tecnológicamente, aunque su desfase sea cerebral. Cuando cierran las bibliotecas, se indignan de cara a la galería y montan una protesta que consiste en quemar libros. Están a la cola en renta per cápita, pero por las calles tienen tranvías de última generación vacíos molestando a los coches y tuvieron un canal autonómico llamado 7RM que no veía nadie pero que costaba 40 millones de euros al año; en las afueras tienen tres centros comerciales gigantescos juntos totalmente aislados de la ciudad pero a la que asisten cientos de miles de alicantinos, que tienen mucho más dinero que ellos y que lo tienen más cómodo para llegar gracias a la autopista; quieren el Ave y tienen un aeropuerto mastodóntico a medio hacer para que vayan los ingleses en tromba al desierto a jugar al golf: el "deporte nacional". Son pobres pero son líderes en la compra de Mercedes y BMWs. Son analfabetos, están a la cola en educación y cultura, pero tienen el SOS 4.8 mega chic para los culturetas de fuera y los paletos modernos de dentro. Respecto al medio ambiente, conciencian a los ciudadanos para que separen los residuos mediante costosas campañas, después recogen la basura de los distintos contenedores en diferentes camiones y al final lo vierten todo en el mismo lugar y lo vuelven a mezclar y alguien lo graba en un video y lo manda a TVE para que el despiporre sea nacional.

En cuanto a los animales, la alcaldesa de CartaPena, la segunda ciudad más importante (más infectada, porque importar importa bastante poco, el segundo tumor más grande, donde la plaga mordoriana se concentra más) ha tenido la genial idea de matar a todos los gatos callejeros de la ciudad con veneno, provocándoles varias horas de sufrimiento agónico, porque no le gustan los gatos (o los animales en general).

Para salir de la crisis y no volver a caer en el error del pelotazo inmobiliario, se traen el parque temático de la Paramount Pictures, compañía especializada en el folclore mordoriano, gracias a personajes de la tierra como John Travolta de 'Fiebre del Sábado Noche' o 'Grease', Tom Cruise de 'Misión Imposible' o películas como 'Titanic', sobre el naufragio de una patera en la Bahía de Macabrón. Y al lado de la Paramaunt montan el LifeStyle Center, un centro comercial que cuadriplica el tamaño de la Nueva Condomina, porque la Nueva Condomina ya se ha quedado pequeña, donde el visitante podrá disfrutar de tradiciones mordorianas como la borrachera en la macrodiscoteca o el placer de la gastronomía típica con la cata de hamburguesas triple XXL estilo texana con salsa barbacoa. Vuelven a alimentar a las inmobiliarias depredadoras y vuelven a inflar la burbuja y vuelven a votar a los mismos con más fuerza si cabe porque todavía no tienen bastante. ¡Y que viva la fiesta que esto son cuatro días!

También tienen el Centro Párraga, tienen el CENDEAC, tienen La Conservera. Tuvieron el AlterArte, tuvieron el Manifesta 8, el Estratos, el Cooltura..., gracias al capricho cultureta esnob y modernete de su Consejero de Cultuta, aunque son líderes en fracaso escolar y son los campeones en embarazos adolescentes. Son garrulos pero también son la cuna del Arte Contemporáneo. Construyen Mordor con cimientos de paja y con tejados y fachadas espectaculares y brillantes adornadas con cuadros afterneopostransvanguardistas.

Se busca un avatar madrileño

Mi descripción de Mordor viene motivada por la proximidad de las Elecciones Municipales y Autonómicas. La política en Mordor, esa escombrera del Levante rebosante de moscas y cuatro hierbajos que me provoca una arcada cada vez que oigo su nombre de pila... la política en Mordor, decía, es tan ridícula como una pelea encima de una patera tambaleante. Mordor siempre irá a remolque de lo que pase en otras ciudades y lo que salga en televisión, por eso no tiene ningún sentido votar allí.

Madrid es la gran prueba de fuego para Podemos, aunque vaya incluido en Madrid Ahora. Es el big bang. Lo que pase en Madrid será determinante para las nacionales y adoro a la candidata Manuela Carmena, ex jueza (mejor imposible para limpiar aquel nido de corrupción pepera), una persona que irradia sabiduría, templanza y sentido común por los cuatros costados y que no es un robot recitando un guión prestado, no pertenece a la casta progre y no está rodeada de sabandijas oportunistas del mundo de la cultura.

Estoy dispuesto a pagar para que alguien vote por mí en Madrid. Para los obtusos: no estoy comprando el voto a nadie sino alquilando un representante o avatar. Esta oferta sólo va dirigida a aquellas personas que no vayan a votar, por la razón que sea. Precio a negociar. Póngase en contacto en el email de la web o vía facebook.

Candidatos: ninis que acaben de cumplir los 18 años y que no piensen ejercer su derecho al voto; mayores de 80 años con un pie en la tumba o cualquier otro indeseable que esté dispuesto a votar por mí y ganarse unos eurillos.

Podría empadronarme a prisa y corriendo, podría usar algún domicilio de algún familiar o amigo, pero no me gusta pedir favores ni molestar, y además estoy más en Polonia que en España. Y aunque me estoy convirtiendo en un pez gordo de la negrura literaria, no tengo tanto dinero en efectivo como para comprarme una casa en la capital, aunque podría construirme una chabola o decir que vivo en la calle, supongo que los mendigos también tienen derecho a votar.

Para recibir el dinero, necesitaré como prueba varias fotos o un video en el que se vea claramente cómo se introduce la papeleta de Ahora Madrid en el sobre y cómo el sobre (sin ningún corte ni montaje sospechoso) cae en la urna a través de la ranura.

Madrid no es que sea mucho mejor que Mordor, puede que incluso sea peor, pero es la capital y es la ciudad más influyente. Hago un llamamiento a los pocos mordorianos de bien para que hagan lo mismo y no desperdicien su voto en semejante agujero negro, para que se empadronen en Madrid o Barcelona o para que se busquen un avatar mayor de 18 años que vote por ellos.