hitchhiker-hippie-ap

Me cambié de nombre, doné toda mi fortuna de 300 euros a los desfavorecidos y me fui descalzo hacia el Himalaya. Hice caso omiso a cualquier señal de tráfico o indicación. El único semáforo la noche y el día y la única lámpara el sol. Hice autostop, para no contribuir a la contaminación del planeta. Aproveché la contaminación que emana el cochazo de un burgués irresponsable y despiadado usurpador de las riquezas de África. No llevaba brújula, ni linterna, ni reloj, ni repelente para insectos, ni agua aprisionada en una cantimplora. No utilicé mapa ni gps, sólo le pregunté al conductor si le pillaba el Himalaya de camino. "Voy a la región de Zanskar".

LEER +

(Si quieres leer el texto completo, 'Me arrepiento del mañana', de venta en la web)