mendigo 1

Si yo fuera pobre, parado, desahuciado, inmigrante sin papeles, cualquier combinación de esos estados o hasta las cuatro cosas a la vez, entraría al ayuntamiento y me tiraría al suelo, negándome a mover un solo músculo. Cuando me sacaran a rastras los vigilantes, volvería a hacer lo mismo. Vendría la policía, me llevarían a comisaría, me soltarían y regresaría al ayuntamiento a repetir la operación. Así varios meses, años... hasta que alguien del ayuntamiento reflexionara y se preguntara por qué lo hago y si puede hacer algo para que mi situación mejore.

LEER +

(Si quieres leer el texto completo, 'Me arrepiento del mañana', de venta en la web)