smile chinese man

Hoy he ido a una copistería y me han atendido muy bien; con muy buenos modales. El honorable y risueño dependiente me ha dicho el precio, las dos partes estábamos de acuerdo, he pagado diligentemente, y cuando nos despedíamos y me daba las gracias, le he dicho, "gracias a ti, hasta luego hijoputa" en un tono amable, sin ninguna malicia.

LEER +

(Si quieres leer el texto completo, 'Me arrepiento del mañana', de venta en la web)