Blog

Me arrepiento del mañana

nino-enfadado-pega-y-muerde 0

Me encontré a una ex por la calle. Llevaba dos cúmulos celulares independientes envueltos en piel: uno en un carricoche y otro cogido de la mano.

–Vaya, Marieta. ¡Cuánto tiempo!

Nos dimos dos besos produciendo dos fuertes chasquidos.

–Veo que te han follado a base de bien.

–¿Cómo?

–Veo que otros homínidos peludos te han inoculado células espermáticas replicadoras como mínimo dos veces desde que dejé de inyectarte la misma sustancia con mi apéndice venoso.

–Sí, es una forma de contarlo.

–Cariño, expendes almas como una máquina de refrescos.

El cúmulo 1 ha desenganchado sus pinzas pellejudas de las pinzas de su expendedora y se me ha agarrado a la extremidad inferior.

–¿Gómo de lamas? Dengo tes años.

–¡Quita, bicho!

El cúmulo 1 empezó a correr en circunferencias de dos metros de diámetro en torno a nosotros. Cúmulo 2 tiró el pezón de plástico al pavimento y empezó a retorcerse, a arquearse y a chillar como un gato enfermo dentro de su vehículo.

–A ver cómo pones orden en esos batitos neuronales intracraneales. No hay ni tres sinapsis seguidas con criterio. Te recomiendo que les apliques una lobotomía para empezar apaciguando esos ánimos tan entusiastas. Y una terapia de electroshocks cada dos semanas. Hay que frenar esta efusividad producto de la novedad. ¿Cómo se llaman cúmulo 1 y cúmulo 2 en su conjunto?

–¿En su conjunto?

–No creo que le hayáis puesto nombre a cada célula. Hay que hacer un resumen. Un bicho de éstos es inabarcable.

–Se llaman Marieta y Mario, como su padre y su madre.

–Y dime, querida, ¿cómo es el padre de estos futuros difuntos?

–¿Futuros difuntos?

–Se murió tu madre y tu padre y ahora tienes hijos. ¿No has visto que acaban muriéndose?

–Siempre has sido un aguafiestas.

–Pero dime, ¿cómo es el padre? ¿Te provocaba orgasmos como dios manda o solo le interesaba vengarse de un inocente provocándole la existencia?

–¿Que cómo es mi marido en la cama?

–Sí, el proveedor genético de estas dos pequeñas bestias parasitarias. ¿Es mejor que yo? Deberías haber seguido conmigo en vez de dejarme por mi decisión de practicarme una vasectomía. Poco después de que empezaras a clavar alfileres en los profilácticos. ¿Recuerdas?

–Deberías haber matado dos pájaros de un tiro y haberte ahorcado tú.

–Hasta varias horas después de muerto te pueden extraer espermatozoides. No podía correr ese riesgo.

–Bueno.

–Hay que ahorcar a cada bicho antes de que tenga ojos. Las miradas dan mucho pudor a la hora de matar.

Los niños lloraban y gritaban.

–Te lo advertí. Mira ahora este par de tragedias añadidas a la tuya.

–...

–Bueno, encantado de volver a verte.

 

(Texto incluido en el libro 'Me arrepiento del mañana', de venta en la web)

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player