Blog

Me arrepiento del mañana

captura de pantalla completa 26112012 194244

La nueva tendencia a la vuelta de la esquina se denomina comunismo gótico.

Según mi coolhunter de confianza, desde hace unos años están apareciendo grupos musicales que conjugan estructuras instrumentales melodramáticas y fúnebres, influenciadas desde el rock gótico, darkwave y slowcore, con discursos de Lenin, Stalin y Mao Tse Tung en donde exaltan a las masas, intercaladas con las correspondientes ovaciones multitudinarias de fondo. Estas grabaciones históricas conservan perfectamente intactas las crepitaciones, los saltos y el ruido propio de los antiquísimos gramófonos.

Algunos especialistas en moda y tendencia sugieren que ambos estilos pueden tener su origen en la malograda Tania con i y en las diversas ocurrencias publicadas en su cuenta de MyMe. No es una idea descabellada después del éxito de las camisetas comunistas diseñadas por dicha trendsetter.

Hay un disco del grupo Dead Russian Red que consiste en todo el mitin que dio Lenin desde lo alto de un tanque el 16 de abril de 1917 ante las masas entusiasmadas reunidas en la plaza de la estación cuando regresó a Petrogrado tras varios años de exilio. El resultado sonoro resulta realmente tétrico y estremecedor. Las voces están tratadas con filtros metálicos. Las texturas musicales también suelen explotar elementos de la música clásica, la barroca y la medieval, como el arpa, los órganos eclesiásticos y los violines quejumbrosos, todo ello reforzado con samplers de alaridos de perros enfermos, sonidos mortecinos de alimañas en la noche, ruidos secos metálicos de picos y palas profanando tumbas, rugidos del viento y graznidos de cuervos. Todos los sonidos resultan imponentes y sobrecogedores y reverberan como si estuvieras a oscuras dentro de una catedral. A veces una soprano con voz cristalina y angelical refuerza la parte vocal del mitin e incluso se recurre a cantos gregorianos y goliardos como si Joseph Stalin tuviera un grupo de coristas detrás de la tribuna para amenizar cada arenga.

Como ejemplo ilustrativo, los comunistas góticos Stalin's Ghost Agony utilizan el discurso que ofreció Mao Tse Tung en la reunión del Soviet Supremo de la URSS en conmemoración del 40° aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre el 6 de noviembre de 1957.

Algunos de los grupos más relevantes de este nuevo estilo son Engels and Devils, Blood by Lenin, Meeting Postmortem, Stalin's Ghost Agony, Kremlin After Midnight y Sisters of Mao. En la escena nacional destacan Comité Ventral, Enterrado Con Trotsky,  Actas Inyectadas En Vena y Plusvalía Obscura.

El nazismo-gótico es un subproducto del comunismo-gótico pero no hay que confundirlos. El máximo exponente musical del nazismo-gótico es Reich 666... que mezcla música siniestra con mítines de Adolf Hitler creando una atmósfera realmente escalofriante.

Sin embargo, no es ni el comunismo gótico ni el nazismo gótico la corriente que está empezando a pegar con más fuerza, sino el comunismo nazi, un estilo realmente prometedor que deja a los anteriores en simples ocurrencias pasajeras. Este sugerente estilo mezcla los símbolos de ambas ideologías con desenvoltura y desparpajo. Como ejemplo estético, tenemos el bigote hitleriano junto a la boina Che Guevara con una estrella de cinco puntas en su parte frontal.

En cuanto a la música comunista nazi, las texturas instrumentales son menos ambientales y más progresivas que en el comunismo gótico, combinando calma y tensión y acompasando el ritmo discursivo con in crescendos que conducen a los climax oratorios de los respectivos líderes. Algunos grupos de comunismo nazi son Auswitz Gulag, Marx SS y Mao Führer en el panorama internacional. Respecto a la escena nacional, los más representativos son Heil Camarada y El Compañero Adolf. A veces los mítines entrecruzados forman diálogos y en otras ocasiones se solapan los discursos de hasta 3 dictadores diferentes a la vez, sincronizando las pausas y los apogeos enfebrecidos. En el disco de Mao Führer, por ejemplo, hay un tema que incluye el discurso de Mao en el acto público de Yenán en celebración del Día Internacional del Trabajo el 1 de Mayo de 1939, el discurso que pronunció Lenin  en el III Congreso de la Unión de Juventudes Comunistas de Rusia celebrado en Moscú del 2 al 10 de Octubre de 1920 y el discurso de Hitler "El enemigo de los pueblos: Derrotaremos a los enemigos de Alemania"  pronunciado el 13 de Abril de 1923 con una descarga sónica de guitarras distorsionadas y baterías de doble bombo apoteósica y con Hitler, Lenin y Mao desgañitándose al tiempo que se desatan las ovaciones más entusiastas de las masas.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player