Blog

Me arrepiento del mañana

darwin-lgbt-rzl1

Antes de empezar con el artículo propiamente dicho, quisiera comentar lo siguiente: Nunca me ha interesado especialmente el tema del género, el feminismo, la 'guerra de sexos'...etc... Fui educado en una familia progre, sin sexismo de por medio, tampoco especialmente feminista, simplemente fui educado con sentido común. Nunca me han tildado de machista ni he tenido discusión alguna con parejas o amigos/as sobre una posible conducta machista por mi parte. En mi pensamiento sobre el sexo y el género jamás ha habido discriminación alguna. He estado y estoy plenamente convencido de que las mujeres son tan patéticas como los hombres.

Después de las polémicas surgidas a partir de mi blog, gente de mi entorno se ha reído bastante con los insultos y descalificaciones que me han llegado. "¿Tú machista?" eran las preguntas cargadas de escepticismo más frecuentes. Digo esto por si alguna feminazi no del todo abducida reflexiona y se pregunta cómo es posible que alguien que nunca ha sido tildado de machista en su vida, reciba un aluvión de insultos por parte de su secta con un artículo del que no cambiaría ni una palabra. Fue con dicho artículo sobre la dictadura genética (pues en realidad no trataba sobre la violación, ni siquiera sobre la mujer, sino sobre cómo los genes nos dirigen sin darnos cuenta, y a menudo nos hacen llevar a cabo conductas cuyos efectos en realidad no queremos, los títulos de los artículos están para algo), con el que no esperaba ninguna reacción especial, cuando me empecé a interesar por estos temas, pues me sorprendió bastante el fanatismo feminista, del que había oído hablar, pero que nunca había experimentado en mis propias carnes. Ahora estoy estrictamente vigilado por la Stasi feminazi ante cualquier posible movimiento misógino y machista por mi parte. Y la verdad es que ahora es cuando más quiero escribir sobre el tema. La censura siempre es un acicate, no lo voy a negar.

Beatriz Gimeno es una activista española en favor de los derechos LGBT. Fue la presidenta de la FELGTB (Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) entre 2003 y 2007 (según Wikipedia) aunque es más conocida por su condición de feminazi sectaria allá por donde pisa. A continuación sus mejores reflexiones acompañadas de comentarios de un hombre malo y culpable de todos los males de la humanidad.

"La heterosexualidad no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres; un régimen regulador de la sexualidad que tiene como finalidad contribuir a distribuir el poder de manera desigual entre mujeres y hombres construyendo así una categoría de opresores, los hombres, y una de oprimidas, las mujeres"

La heterosexualidad no tiene nada que ver con la evolución, ni con la reproducción, sólo es un programa político de unos cuantos políticos fascistas.

"La condición masculina significa la pertenencia al género que detenta todo el poder"

Y además el poder lo ejercen de forma maligna por su condición de hombres heterosexuales. Ángela Merkel, Margaret Thatcher, Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal y Marine Le Pen son claros ejemplos de poderosas buenas, solidarias, pacíficas y ecuánimes. Si gobernaran las mujeres se acabaría la guerra, la corrupción y la injusticia.

"La heterosexualidad es la herramienta principal del patriarcado"

"La heterosexualidad obligatoria es una herramienta del patriarcado para poner a las mujeres en una posición subordinada respecto a los hombres"

Y fue diseñada en un garaje, al igual que Bill Gates diseñó Windows.

"Olvidar que en la mayor parte de los periodos históricos las mujeres, si hubieran podido elegir, hubieran escogido no mantener relaciones sexuales con los hombres, no vivir con ellos, no relacionarse con ellos, es olvidar algo fundamental en la historia de las mujeres (y de los hombres)"

Todas las mujeres son lesbianas. Y las gatas, las perras y todas las demás hembras mamíferas que nos precedieron también eran lesbianas pero los machos las violaban cada dos por tres para obligarles a tener hijos que no querían. La evolución se sustenta en la violación y en el lavado de cerebro de la hembra lesbiana. Y la Tierra no es redonda sólo porque un hombre con pene y testículos lo haya dicho.

"Es la heterosexualidad la que, verdaderamente, se clava en las vidas y en los cuerpos de las mujeres"

Los hombres clavan la heterosexualidad en las mujeres convenientemente abiertas con un gato hidráulico la primera vez (ritual de iniciación o violación salvaje) y, a golpe de cadera, las inoculan con semen: una pócima mágica que las vuelve y las mantiene heterosexuales y les anula el lesbianismo y el raciocinio. El semen o pócima heterosexual, se introduce en su interior con el virus del patriarcado: el espermatozoide (también denominado espermatozombi, dado su efecto adormecedor, que produce una extrema docilidad en las víctimas). Los 300 millones de espermatozoides por cada dosis hacen que un óvulo no tenga ninguna posibilidad de triunfo y termine por rendirse ante el virus.

"Situarse en el espacio físico del lesbianismo puede resultar liberador en tanto que se asume una posición de outsider respecto de la heterosexualidad, en tanto que el cuerpo se siente más libre y respira, en tanto que una puede observar(se) desde fuera, y hacerse más consciente de los mecanismos de opresión que operan sobre nosotras."

El lesbianismo es cool, está a la última de la última, lo han descubierto en el siglo 21 cuatros visionarias. La heterosexualidad está más desfasada que los alpargates de mi abuelo. Ahh, me dicen que los alpargates de mi abuelo ahora son lo más, por lo que el revival de la heterosexualidad con hombres de pelo en pecho y mujeres de melena larga y brillante y vestidas de princesitas con corsé y guardainfantes está a la vuelta de la esquina. Y Buda, John Lenon y el Dalai Lama eran lesbianos.

Ahora sin ironía. Según estudios sociológicos, las lesbianas son tan posesivas y celosas como los heterosexuales, así que de liberador tiene bien poco. Otra cosa son los homosexuales masculinos. Ellos toleran mucho más la promiscuidad y sus relaciones no son tan cerradas y exclusivas.

"La heterosexualidad no sólo se enseña, sino que además, se hacen ímprobos esfuerzos para que la mayoría de las mujeres sientan que no tienen otra opción. (...) Si la heterosexualidad fuese natural, o siquiera beneficiosa para las mujeres, no necesitaría de los enormemente complejos mecanismos que se emplean para mantenerlas dentro de ella."

La heterosexualidad solo es un producto de la publicidad en revistas y televisión.

"El feminismo lucha con denuedo para limitar los daños que la heterosexualidad provoca en las mujeres"

Después de ETA y Al qaeda, H.S.F (heteros sin fronteras) es la banda terrorista más peligrosa y dañina del planeta.

"Se sabe que cualquier mujer puede ser lesbiana"

Y las que no quieren es porque, en la cabeza, tienen espermatozoides en vez de neuronas, debido a la intoxicación anterior con la pócima mágica. Es posible que cualquier persona pueda tener relaciones homosexuales a lo largo de su vida, pero no todo el mundo puede enamorarse y crear un vínculo de pareja con otra persona de su mismo sexo. Por la misma regla de tres, cualquier mujer puede ser heterosexual y bisexual, por lo que toda lesbiana debería tener relaciones heterosexuales para enriquecer su aburrida vida de una sola opción.

Este dogma de la tabla rasa está más desfasado que el profiláctico de ganchillo. Responde a la idea política y socialmente correcta de que el cerebro es una hoja en blanco en el que solo escribe la cultura, pero no solo es un disparate contra-intuitivo sino que además hay quinientas mil pruebas científicas en su contra. Para aquellos que queráis salir de la edad media o tener más información científica sobre el tema, podéis leer La tabla rasa: la negación moderna de la naturaleza humana de Steven Pinker, una eminencia en ciencia cognitiva y psicología, no un cuantacuentos.

Ningún heterosexual puede volverse homosexual por muy cool que le parezca. Puede tener relaciones homosexuales esporádicas o relativamente frecuentes, pero no se vuelve homosexual de forma exclusiva, sigue siendo heterosexual en esencia. Para ampliar este tema, os recomiendo La conjura de los machos y El sexo de las lagartijas del biólogo Ambrosio García Leal.

"Son muchas las lesbianas que afirman haber escogido serlo o bien por razones políticas o, si bien no conciencian esa elección, dicen haber llegado a la conclusión de que como lesbianas son más felices, ya que encuentran que las relaciones entre mujeres están dotadas de cualidades que no encuentran en los hombres"

El lesbianismo es una opción política que pronto tendrá su partido y sus mítines y que también sustituirá al yoga y al tai chi. Las relaciones entre lesbianas son infinitamente más sanas y dichosas que las hetero. No hay celos, no hay engaños, no hay discusiones, no hay desavenencias, no hay confusiones, malentendidos, no hay crisis ni desgaste y los efectos psicológicos negativos del ciclo menstrual desaparecen por completo porque la menstruación, ese programa despiadado insertado por el patriarcado, también desaparece. Todo es amor, bondad y lucidez cegadora.

"El feminismo combate para que las mujeres no pierdan sus energías intelectuales y/o afectivas con los hombres"

Conciertos, sólo de mujeres; películas, sólo con actrices, directoras, productoras y con el lesbianismo y el feminismo de argumentos, y ni un solo macho en los créditos; libros, sólo de escritoras y editoriales con editoras, correctoras y diseñadoras. Y no le cojas el teléfono al cabrón de tu padre que violó a tu madre para provocarte esta existencia tan complicada.

"Muchas mujeres tendrían mucho que ganar si existiera una ecuación que pusiera en pie de igualdad homo y heterosexualidad o que incluso fomentara la no heterosexualidad. Se nos enseña como limitar los problemas de salud física y mental, económicos, políticos y personales, pero nada se nos dice de que estos problemas también podrían ser combatidos viviendo un estilo de vida lesbiano"

"Un mundo lésbico es la solución"

El lesbianismo es la panacea para todos los males del planeta y alrededores, desde el cambio climático, el hambre y la explotación infantil hasta los atascos de tráfico, los virus informáticos y el colesterol.

Pregunta a Beatriz Gimeno en una entrevista: ¿Por qué esa necesidad de los homosexuales de reproducir los patrones de comportamiento heterosexuales (tener hijos, rol en la pareja)? ¿No debería ser la homosexualidad una forma de sexualidad completamente distinta con sus propios códigos?

Respuesta: Pues en parte lo es. En todo caso hay de todo. Pero sí que tiene sus propios códigos de comportamiento como por ejemplo la aceptación universal de la promiscuidad aunque se tenga pareja. La fidelidad no es un valor en la comunidad gay.

Tengo y he tenido varias amigas lesbianas y me han narrado experiencias suyas o de lesbianas cercanas que eran unos dramones, en plan thriller policiaco, de aúpa, con tantos giros y sorpresas que ríete tú de los culebrones venezolanos. Rebosaban infidelidad, mentira, traición, celos y violencia.

Sobre la fidelidad: No todas las lesbianas son unas vivalavirgen, hay de todo, mire usted, como en todas partes. Lesbianas comunistas, lesbianas católicas, lesbianas terroristas, lesbianas del Opus Dei, lesbianas diputadas, lesbianas misioneras y hasta lesbianas pro aborto. A ver si por ser inseminación artificial una no va a tener el mismo derecho a abortar como todas las demás. Sin embargo, Beatriz Gimeno se erige en voz de todo el lesbianismo, aunque en realidad solo representa su propia locura delirante.

'Según los estudios sociológicos, los homosexuales masculinos son más promiscuos y aficionados al sexo ocasional, el sexo en grupo, la prostitución y la pornografía que las lesbianas, mucho más proclives a restringir su actividad sexual a las relaciones de pareja exclusivas.' (Ambrosio García Leal, 2005). Es decir, los homosexuales masculinos, en general, dan rienda suelta al macho promiscuo que llevan dentro (sin la presión monógama que ejerce la reproducción en la pareja heterosexual, ellos sí que se liberan a lo bestia) y las lesbianas, a gran escala, se comportan como mujeres de toda la vida (menos promiscuas) y súper celosas.

Conclusión-resumen de las ideas de Beatriz Gimeno y cía: El lesbianismo, al igual que la heterosexualidad, se enseña, el algo cultural y que le den a toda la biología, la psicología y todo el conocimiento científico acumulado a lo largo de los siglos. El ser humano no es un animal con una larga historia evolutiva detrás. El hombre cayó del cielo, era asexual y de repente pensó: voy a construirme unas mujeres y voy a follármelas a todas para subordinarlas y esclavizarlas y se puso un pene él mismo; un pene invasivo, machista, sexista y misógino. Las mujeres no tenían vagina cuando apareció el hombre malvado. El hombre demoníaco creó las vaginas a base de embestidas con su pene erecto. Taladraba y taladraba las pelvis planas e inmaculadas de las mujeres hasta que abrió un buen boquete para meterla en caliente. Algunas murieron desangradas, pero otras sobrevivieron y de alguna forma mágica su nueva abertura quedó registrada en su ADN y las sucesivas hembras vinieron ya con la vagina de fábrica por culpa del hombre malo. La menstruación sólo es un vestigio de aquella sangría. A partir de entonces, la mujer fue educada para ser heterosexual, aunque en realidad todas se sentían lesbianas, porque el lesbianismo era LO BUENO, LA VERDAD, LA LIBERTAD. El pene en sí mismo es un apéndice perverso que la mujer buena y lesbiana debe amputar para liberar a toda la cuadrilla XX. La mujer no fue creada por la evolución, fue fabricada por el hombre malo para dar rienda suelta a toda su maldad, para darse placer y para que alguien le hiciera la comida. El hombre malo inventó la reproducción y los hijos, y se los encasquetó a la mujer para ocuparla con algo mientras él seguía produciendo en su fábrica secreta más y más mujeres en cadena a las que violaba nada más crearse para volverlas hetero.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player