Blog

Me arrepiento del mañana

circulo-negro15-1024x1018 337 x 335

No me gusta escribir sobre política o sobre los típicos temas de actualidad, pues me interesan más otros asuntos más profundos, psicológicos y estables en el tiempo, pero esta vez haré una excepción.

Antes de empezar con el artículo propiamente dicho, quiero agradecer enormemente a los líderes de Podemos que hasta ahora no hayan dejado apuntarse al carro a los artistas buitres y oportunistas con ansias de chupar cámara. Prefiero que cante Monedero (aunque sería la hostia si no cantara, pues hace un poco el ridículo y da una imagen revolucionaria muy anticuada que puede asustar a las abuelitas y la gente 'decente'), antes de que se suba al escenario el sempiterno Joaquín Sabina, algún Bardem de turno o cualquier otro actor con necesidad de promocionarse. Menos mal que Willy Toledo no es de Podemos, doy gracias a Dios. Basta ya de buitres con afán de protagonismo. Es la hora del ciudadano anónimo.

Son jóvenes y no vienen de ningún partido, no han vivido de la política y parece ser que no entraba en sus planes. Aunque solo sea porque caer en la corrupción y en la esclavitud hacia el poderoso requiere un periodo de aprendizaje y un periodo de coacción psicológica y engatusamiento, deberíamos votar a Podemos. Unos años de honestidad y autenticidad no le vendrán mal al país. Y aunque se presentara el mismísimo Chikilicuatre, habría que votarlo, sobre todo cuando Izquierda Unida sigue estando en el siglo 19 (al menos en cuanto a imagen), cuando no han querido nunca gobernar pues nunca han tenido la determinación suficiente, cuando no han querido conectar con el 15M, cuando han preferido vivir cómodamente en la tercera fila del banquillo para no pringarse y cuando su líder hasta hace poco, Cayo Lara, era más gris y anodino que una hoja con manchas de fotocopiadora, además de un pésimo orador con muy poco carisma. Repito por si hay alguna duda: Izquierda Unida nunca ha tenido aspiración de gobernar y de pringarse de verdad. Han vivido cómodamente en su rincón para salvaguardar su ideología y su pureza, por miedo a que en la práctica, no fuera tan fácil llevar a cabo el programa y sus ideas se vieran cuestionadas. Podemos tienen la ambición y la determinación que jamás tuvo Izquierda Unida, ni siquiera en sus mejores años con Julio Anguita al frente.

Pero no, no estamos ante unos Chikilicuatres. Una de las cosas que diferencia claramente a la mayoría de líderes de Podemos de otros políticos tradicionales es la inteligencia, el talento, la preparación académica, las grandes habilidades comunicativas que poseen y la conexión con la realidad. Te das cuenta entonces de lo mediocres que son y han sido estos últimos años los dirigentes de PPSOE y te das cuenta de que éstos han llegado tan lejos, no por méritos propios, no por talento natural o vocación, sino por peloteo, sumisión, ausencia total de personalidad, por ser 'hijo de' o pertenecer a una familia de gran tradición y poder en uno de los partidos.

Me hace gracia que tilden de populistas a Podemos cuando la política tradicional y los dos grandes partidos han basado gran parte de su trayectoria en vender humo y hacer populismo del bueno un día sí y otro también. Recordemos que el PP incumplió todo su programa electoral a sabiendas y eso es mucho más que populismo, es engañar descaradamente con mala intención. También existe el populismo progre, aunque sea más escurridizo y se presente ante nuestros ojos como algo socialmente más correcto. Basar toda una legislatura en retirar las tropas de Irak y la ley de matrimonio homosexual es populismo de cara a la galería, pues lo vendieron a bombo y platillo como si fueran los únicos problemas o los más importantes, para no hacer absolutamente nada más en otros ámbitos y continuar con las mismas políticas neoliberales esclavas de la especulación y el poder financiero, el mismo sometimiento a la Iglesia y la misma estrechez de miras.

Podemos nos está revelando la verdadera cara del Partido Socialista. El pánico a que les cierren el chiringuito que se han montado a lo largo de 35 años está sacando su lado más antidemocrático, rastrero e intolerante, con acusaciones y mentiras acerca del nuevo de la clase, el diferente, aquél que supone una amenaza para su élite, sus egos y su entramado de prebendas. Comienzan a desquiciarse y comienzan a flaquear las buenas formas, los modales y la ética y aparecen conductas y declaraciones más propias de la ultraderecha, pero serán mucho más violentos a medida que se acerque su hundimiento final, hasta llegar a límites insospechados, hasta demostrar que son unos auténticos fascistas adictos al poder y sin ningún principio ético.

Se trata de una dependencia total hacia unas siglas, como si estuvieran dentro de auténticas sectas y no hubiera nada más fuera de sus burbujas. Sólo quieren que mejore el país si se consigue bajo sus símbolos y gracias a sus estructuras de piedra. Si no, no les interesa y negarán cualquier posible mejora por evidente que sea. Algunos, tal vez muchos, preferirán que el país se hunda con tal de eliminar a Podemos. Si surgiera un partido exactamente igual a PP o PSOE, con políticos, discurso e ideología clonada, pero se llamara de otra forma y fueran e color verde en vez de color rojo o azul, intentarían borrarlo del mapa con los métodos más sucios. Lo que quieren los partidos de siempre es el poder y la conservación de su identidad a cualquier precio, no que la calidad de vida de los ciudadanos mejore. Los partidos tradicionales son religiones y cualquiera que las amenace es un sacrílego (si es alguien externo) o un traidor (en el caso de que el díscolo venga de dentro). Hay muchos militantes y simpatizantes de IU y PSOE que van a votar a Podemos con la determinación que nunca tuvieron para votar a 'los suyos', pero que, por vergüenza y por miedo a ser repudiados en su congregación, no se lo van a decir a nadie. ¿Por qué alguien que lleva votando a PSOE o IU toda su vida no puede permitirse cambiar su voto o incluso su opinión o ideología? Por el apego a unas siglas, a una identidad, a unas creencias por encima de todo.

Pedro Sánchez culpa a Podemos de estar fragmentando a la izquierda. ¿Qué trata de decirnos en realidad? ¿Llama fragmentación al debacle de su partido? ¿Por qué culpa a los demás en vez de culparse a sí mismo? Cuando tengan un porcentaje de voto del 10%, que no busquen excusas baratas ni causantes ajenos. De nuevo le dan más valor a los partidos y su conservación que a la gente y les preocupa infinitamente más su posible hundimiento que la solución de los problemas. De todas formas, yo le diría a Pedro Sánchez que no existe tal riesgo, porque Podemos va a hacer precisamente lo contrario: unir a la izquierda (e incluso a una parte de votantes del PP), formar un monolito imparable, absorber a los votantes de IU y Psoe hasta dejarlos secos, hasta solo dejar su cascarón vacío y sus siglas oxidadas en la cuneta, como el que devora un pescado y sólo deja las raspas. Tranquilo, Pedro, no hay ningún riesgo de fragmentación. Simplemente ahora serás el pequeñín que compartirá las migajas junto a IU y sus votantes más nostálgicos y fanáticos, al lado de un gran mastodonte: la gente. No hay riesgo de fragmentación, simplemente unos fragmentos se harán más pequeños al surgir uno gigante. Lo que le fastidia a Pedro Sánchez es que el Psoe ahora mismo no es protagonista, es solo un figurante espectral que vive en y del pasado.

Imaginad que le plantearan esta cuestión al militante más acérrimo de uno de estos partidos: Si tuvieras que elegir entre que se solucionaran gran parte de los problemas de la mayoría de la gente a costa de la desaparición de tu partido o que no se solucionara nada pero que tu partido ganara las elecciones, ¿qué elegirías? Elegiría lo segundo, por supuesto, aunque tal vez nunca lo confesara. Y si le dieran a elegir entre que se solucionaran muchos problemas pero su partido descendiera muchísimo en número de votos y no gobernara o que se solucionara sólo una pequeña parte pero que fuera gracias a su partido, elegiría de nuevo lo segundo.

Tras reunirse con Pablo Iglesias, José Bono dijo en una entrevista a colación de su posible traición a Pedro Sánchez, que 'yo siempre seré de los míos'. Es decir, que será del PSOE aunque surja un partido verdaderamente de izquierdas que haga todo lo que el PSOE prometió y nunca hizo; aunque surgiera un caso de corrupción que triplicara en gravedad a los ERE o la Gürtel; aunque el PSOE se convirtiera en un partido neonazi o aunque surgiera una facción terrorista que empezara a poner bombas en las manifestaciones de Podemos. Yo soy de los míos; José Bono es 'uno de los nuestros', como el título de una de las grandes películas de mafiosos leales a 'la familia'. ¿Por qué no puede Gaspar Llamazares o cualquier otro político con una larga trayectoria en una formación determinada anunciar en un momento dado que ahora se siente más próximo a otro partido? ¿Por qué vemos tan mal cambiar de ideas, siglas, colores...?

Tal vez se deba al terror que nos da reconocer que estábamos equivocados o que nos han mentido y nos la han metido doblada. Como dijo Mark Twain (y si no hubiera sido él, lo hubiera dicho cualquiera) es mucho más fácil engañar a alguien que convencer a alguien de que ha sido engañado, y el PSOE ha engañado a sus votantes y ha sucumbido a los poderosos y privilegiados, pero todos los que voten Psoe en 2015 se resistirán a reconocerlo.

Psoe y PP dan a entender constantemente que sólo ellos pueden solucionar los problemas del país, aunque los de fuera veamos que están tan enraizados en su base que no los pueden ver y por tanto nunca los van a resolver solos. Dicen que sólo ellos pueden regenerar la democracia y la vida política y sin ellos todo se derrumba y ya no hay amanecer posible. Es bastante sintomático que esta declaración ya indique que están empeñados en ser precisamente lo que quieren erradicar: una dictadura de dos cabezas, una antidemocracia, por mucho que intenten limpiarse ellos mismos (como si eso fuera posible). No se puede construir nada nuevo si no se destruye o se limpia a fondo todo lo anterior en un lugar ajeno al poder y supervisado por un tercero. Es como si Franco se hubiera obcecado en acabar con la dictadura, hubiera escrito la Constitución de 1978 con su puño y letra y se hubiera presentado a las primeras elecciones democráticas para acabar de una vez por todas con el franquismo.

Esto me recuerda a lo que sucede en un matrimonio en crisis. Los vicios y errores en creencias y conductas son tan inconscientes que sólo una tercera persona, un psicólogo, puede ver y hacérselo ver a la pareja para que los solucionen.

¿Qué hay de malo en que surja un nuevo partido y que pueda ganar las elecciones para que corra el aire? ¿No es esa la esencia de la democracia? ¿Por qué esa animadversión hacia un nuevo partido político antes de que haya gobernado y antes de que haya creado su programa definitivo? ¿No merece cualquiera un margen de confianza?

Lo que les aterra al gran establishment del 78 no es que Podemos sea populista, sino todo lo contrario; que éstos van muy en serio y van a hacer o van a intentar hacer todo lo que dicen hasta sus últimas consecuencias, algo que no hizo el PPSOE jamás. Pablo Iglesias y compañía podrán tener algunos déficits, pero no tienen señor ni amo y no esperan un puesto futuro en ninguna gran empresa, por lo que no tienen nada que perder.

Que Podemos es Venezuela y Eta va a ser repetido hasta que la gente se lo crea. Curioso es que PPSOE se haya reunido en innumerables ocasiones con Eta y haya negociado con ellos lo que no está escrito. Y curioso es también que PPSOE haya hecho negocio con dictaduras tan atroces como Libia, China o democracias genocidas como Israel.

Venezuela, como cualquier otro país, puede tener muchas cosas malas pero también otras buenas y aprovechables. Lo mismo pasa con Irán, Cuba, Korea...etc... Hasta en el sistema nazi hubo cosas buenas, seguro, aunque fueran dos cosas buenas de cada cien malas. Es curioso que la publicidad y los métodos de propaganda más eficaces, por ejemplo, tengan su origen en el nazismo, métodos que han sido utilizados por los partidos políticos y las empresas hasta la saciedad, pero nadie relaciona estas técnicas con la matanza de 6 millones de judíos.

Cada vez que el gobierno o alguna empresa española entran en contacto, invierten o ponen en marcha alguna colaboración sinérgica con China, ¿inferimos que están promoviendo y haciendo apología de la explotación laboral, la opresión total sobre el individuo y la vulneración de los derechos humanos? Se cometen más atrocidades en China o Estados Unidos que en Venezuela, Irán o cualquier otro país con mala prensa.

Si cuando tienes alguna interacción o colaboración con Venezuela eres un dictador bolivariano, cada vez que alguien recibe dinero de algún estamento estadounidense podría ser tildado de asesino y defensor de la pena de muerte por la misma regla de tres. ¿Cada vez que copiamos e importamos algo de Estados Unidos damos a entender que estamos de acuerdo con la pena de muerte, los asesinatos de la CIA o las masacres de civiles en tropecientas guerras, muchas de ellas alentadas o creadas por ellos? ¿Es Halloween y Papá Noel una apología del belicismo yankee, la tortura en Guantánamo o la invasión ilegal de Irak y la consiguiente sangría? Y para colmo, resulta que Venezuela es una democracia, por muchas limitaciones que tenga y muchos aspectos antidemocráticos que la amenacen. ¿Acaso no existe manipulación informativa, opresión y censura en democracias 'ejemplares' como la española, la estadounidense, la argentina, la francesa...etc...? Que sea un sometimiento más sofisticado y moderno no quiere decir que sea mejor.

¿Y si vemos el asunto desde otro punto de vista? ¿No puede ser positivo para Venezuela o Irán tener contacto con países supuestamente más civilizados y democráticos que ellos? Es muy posible que al interactuar con gente de otros países comiencen a cambiar sus creencias y sus puntos de vista sobre asuntos como la homosexualidad, la mujer o la libertad de expresión. Sin embargo, esto no les conviene a los poderosos. Lo que quieren los poderosos es que el enemigo sea el enemigo, cuanto más malo mejor, para tener la excusa de montar una guerra que llene los bolsillos de cuatro empresarios inhumanos, por lo que cualquiera que se relacione con ellos será tachado se asesino, homófobo y machista. Cuanto más aislados estén del mundo, más peligrosos serán estos países y más 'razones' tendrán para bombardearlos y masacrarlos.

Y si estos países pusieran dinero para financiar a Podemos (cosa que no ha pasado, por cierto) y ayudaran a regenerar la democracia, la honestidad y política de verdad en España en pos del bien común, diría mucho en su favor, pues sería un primer paso para que allí también cambiaran las cosas. Las influencias, en todo caso, son bidireccionales y recíprocas, aunque nos vendan que el 'malo' es malo malísimo y va a contagiar con su 'maldad' todo lo que toque y jamás será al revés.

También hay que decir que Podemos o sus miembros pueden haber tenido o tener en el futuro relaciones con otros países como Dinamarca o Islandia, donde se han logrado cosas que parecían imposibles y 'radicales' (como no pagar la deuda, no rescatar a los bancos y que en solo unos pocos años se hayan recuperado y tengan actualmente solo el 2% de paro o que no haya apenas corrupción y nadie pase hambre) y aprovechar de ellos muchas políticas pero a esto el poder no le da voz porque no le conviene, ya que estos países tienen buena prensa, no producen ningún miedo y alienta al pueblo para optar por el cambio.

Pues no, Podemos es sólo la Venezuela de Chaves en chándal y la Eta de Txapote, y no se hable más.

Lo que se avecina en España es una guerra sin cuartel (aunque una guerra necesaria) y el establishment va a jugar todo lo sucio que pueda, va a escarbar en toda la historia de los líderes de Podemos, va a buscar pornografía infantil en sus ordenadores o colocarla mediante hackers en sus discos duros, va a analizar las bolsas de basura de sus edificios en busca de drogas o restos de explosivos, va a dar voz a todo aquel que diga que los conoce y esté dispuesto a inventarse las más truculentas historias. De momento están practicando un bullying sin escrúpulos, que consiste en humillar al diferente y al nuevo, con los métodos más crueles para calmar la inseguridad y la duda que les produce de que quizá tengan razón. O peor, tal vez lo que mas temen es que demuestren con hechos que tenían razón. PPSOE comienza a recurrir al miedo de la gente y se empiezan a oír disparates desquiciados tipo "si gana Podemos, ya no habrá más elecciones y se acabará democracia", "si pudieran, los de Podemos nos asesinaban" o "el programa de Podemos es similar al de Le Pen en Francia". Es la reacción del poder, forjado a lo largo de mucho tiempo, contra la amenaza de un nuevo miembro. Es acoso y derribo porque al ser humano le aterra el cambio y le aterra todavía más que surja una amenaza para su poder y su sistema, aquel que controla plenamente y le beneficia a toda costa, sin pensar en los demás. Espero que estén preparados en Podemos porque el bullying se va a transformar en terrorismo y guerra sucia con todas las letras.

No nos engañemos. Ni los líderes de Podemos ni sus simpatizantes son seres más evolucionados que el resto ni es el comienzo de una nueva especie más consciente, lúcida y magnánima. Es posible que Podemos sea útil sólo durante unos años, es posible que se conviertan en un partido más, que los nuevos dirigentes que sustituyan a los actuales no sean tan lúcidos, sabios o inteligentes, que sean más volátiles y acaben corrompiéndose como muchas personas en otros movimientos similares a lo largo de la historia. Si gobiernan muchos años, es posible que se cree un nuevo chiringuito cerrado a cal y canto, incluso es posible que Pablo Iglesias sea consejero de una empresa eléctrica en el año 2045, pero la rueda debe girar para airearse o se pudrirá totalmente.

Es inevitable. El movimiento cíclico de la historia produce un siniestro equilibrio en el ser humano. No podemos salir del gran círculo, estamos presos y nos dirigimos hacia la extinción, pero podemos mover la rueda, airearla y oxigenarla y vivir una prórroga algo más digna y justa que el periodo precedente.

Me viene a la cabeza continuamente una canción de Pearl Jam cuando pienso en el momento actual: Spin the black circle (Haced girar el círculo negro). Casualmente el símbolo de Podemos es un círculo, aunque no es negro. Yo sólo lo cambiaría de color. También cambiaría el nombre del movimiento, pues el círculo va a girar con independencia de si queremos o de si podemos.

Con todo, es conveniente ser conscientes de que Podemos no va a solucionar tu vida; puede mejorarla en algunos aspectos, pero ni mucho menos va a ser el motor de tu bienestar y tu felicidad (felicidad como estado duradero de equilibrio mental y físico, no la felicidad cursi del anuncio de cocacola). Así que, no es obligatorio estar hablando todo el tiempo del asunto, debatiendo con todo el mundo en un perenne diálogo de sordos. Tampoco tienes que tener encendida la Sexta todo el día, ni aguantar los ataques injustificados, infamias e insultos de los periodistas del establishment, ni estar haciendo una cuenta atrás hasta las próximas elecciones generales. Tranquilidad, normalidad, seguid con vuestras vidas e incluso dedicaos a otras cosas, pensad en otros problemas y en otros asuntos. No suelo hablar de política o de temas de actualidad, pues siempre me ha interesado mucho más lo que hay debajo de la superficie de los temas o polémicas de moda. Este artículo es una excepción, una larga excepción, para no volver a tratar el asunto. Podemos va a ganar las elecciones del 2015, no sabemos si por mayoría simple o absoluta (ojalá que sea por mayoría absoluta). En ningún caso se va a acabar el mundo y tampoco va a surgir uno totalmente nuevo. Responsabilicémonos de nuestras vidas, apaguemos la televisión y no echemos balones fuera.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player