Blog

Me arrepiento del mañana

burdel infanta leonor

Ciudadanos, desmarcándose del conservadurismo y el estancamiento perpetuo de la derecha (y de la izquierda), ha puesto este tema sobre la mesa y en su programa proponen la legalización y regularización de la prostitución. Valientes, sí señor, al toro hay que cogerlo por los cuernos, aunque vayamos contra lo política y socialmente correcto, contra la dictadura ideológica compartida tanto por la izquierda, la derecha y la iglesia católica, que prefieren preservar intactos y totalmente desconectados de la realidad sus preceptos morales utópicos, antes que hacer algo para que una situación que provoca mucho sufrimiento y conflicto social (por culpa de las mafias) mejore sustancialmente. Para solucionar los problemas y mejorar la vida de la gente, hay que centrarse en la realidad y dejar los fanatismos a un lado. A ver quién tiene cojones de tildar de populistas a Ciudadanos. Chapó.

Los detractores de la legalización argumentan que la prostitución, en todos los casos, denigra a la mujer. Es una característica muy humana el querer imponer nuestras creencias y nuestros dogmas morales a los demás, y pensar que aquello que nos desagrada, debe desagradar a todo bicho viviente, como hace la iglesia católica, por cierto, tan criticada por los progres. Debe haber de todo, mire usted. Habrá prostitutas que odien su trabajo, que se vean forzadas a realizarlo, y otras que lo hayan elegido libremente, a las que les gusta más o menos, o que prefieren ese trabajo mucho antes que otros trabajos en donde se las explota todavía más y se les paga muchísimo menos.

Creo que en el tema de la prostitución deberían separarse claramente la explotación sexual de la prostitución ejercida libremente, pues la esclavitud laboral existe en muchos otros trabajos y es algo a erradicar en todos ellos.

Sobre el supuesto desagrado que experimentan aquellas prostitutas que lo ejercen libremente, habría que ver caso por caso. Tener una profesión que no te satisfaga o que aborrezcas pasa en todo tipo de trabajos. Hasta el trabajo más idílico puede ser una tortura china si no es vocacional o si no encajas por lo que sea. Por otro lado, nadie te humilla ni te degrada si tú no te sientes humillado o degradado, por mucho que la doctrina progre del patriarcado crea que puede meterse en todas y cada una de las cabezas de las mujeres y que toda clase de prostitución es una humillación y un abuso. La sumisión-libertad es algo relativo e individual. Hasta una persona dentro de una cárcel puede ser más libre que el 99% de las personas que están fuera, por ejemplo.

Por la misma regla de tres, el trabajo de los actores y actrices porno debería ser también ilegal. ¿Qué diferencia hay entre la prostitución y el porno? Por cierto, en el porno se llevan a cabo prácticas sexuales mucho más extremas, 'indignas' o 'moralmente incorrectas' que en la prostitución.

¿Y las modelos? Las modelos venden su cuerpo, al igual que las prostitutas, y muchas mujeres extremadamente bellas son auténticas prostitutas aunque tengan sólo un cliente: el famoso o el millonario de turno con el que se casan sólo por la pasta.

Es bastante curioso que cuando la gente piensa en los gigolós (un mercado marginal en comparación, dedicado por regla general a las mujeres mayores que ya muy pocos hombres quieren tirarse), nadie piensa en que ese hombre pueda sentirse vejado o indigno, aunque tengan que tirarse a vejestorios más secos y arrugados que un higo pasa. Esto es debido a que la sexualidad de los hombres y las mujeres es diferente, y hasta los más progres, en el fondo, aunque sea de forma inconsciente, lo saben. Tendemos a pensar implícitamente que la sexualidad de la mujer es para formar una familia y que cuando se sale de ese ámbito es algo traumático y catastrófico. Pero no pensamos lo mismo de los hombres. Sin embargo, una mujer con una conciencia desarrollada y desligada de la genética, puede mercadear con su cuerpo y su sexualidad y sentirse la persona más digna del planeta.

La prostitución ha existido prácticamente desde que surgió la especie y siempre acompañará a la condición humana, porque responde a la diferencia entre la genética masculina y la femenina en cuanto al sexo. Las mujeres dispuestas a follar sin reticencias y sin otros intereses de por medio (ya sean afectivos, económicos o reproductivos) son muy pocas, debido a su estricto filtro selectivo, y los hombres con la necesidad imperiosa de soltar lastre son legión, al igual que los óvulos son muy escasos y los espermatozoides una auténtica epidemia. A la mujer le gusta el sexo solo con su príncipe azul, aquel tipo de buenos genes que haya demostrado que cuidará hasta la muerte de sus futuros hijos, y no pueden desligarlo del amor (el vínculo que asegura la descendencia y crianza). Si las necesidades y estrategias sexuales de la mujer fueran exactamente iguales que las del hombre, no existiría la prostitución.

Con esto, no estoy diciendo que el porno o la prostitución sean buenos o saludables per se. Supongo que depende de la dosis, de cómo lo utilices, como todo. Siempre es preferible tener follamiga y no recurrir a la prostitución, aunque sea por el dinero que te ahorras, al igual que es mejor no consumir drogas, no fumar porros ni beber alcohol. Pero eso no quita para que haya personas que en algún momento de su vida decidan libremente 'consumir' este tipo de 'productos' y que haya otras dispuestas a ofrecerlos.

Pero no estamos ante algo minoritario. Por volumen de negocio, yo creo que incluso debería haber un Ministerio de Prostitución, pues siempre existirá la prostitución femenina al igual que existe y existirá la agricultura, el turismo, la industria o los asuntos exteriores. También podrían existir grandes edificios públicos con cientos de habitaciones con luz tenue anaranjada, incienso y música relajante, edificios parecidos a los hospitales mastodónticos de las grandes ciudades de hoy, donde los hombres vayan a relajarse y soltar lastre, en vez de padecer, sufrir o morirse y donde prostitutas funcionarias del Estado desempeñaran su trabajo con todo el control sanitario, policial y burocrático posibles. Estas prostitutas podrían ser gratis o podría existir un copago simbólico. Burdel Gregorio Marañón, Prostíbulo Ramón y Cajal, Mencebía General Universitaria Reina Sofía, Hosputal La Paz....También debería haber una sección pequeña de prostitución masculina para gays y mujeres feas y gordas o de edad avanzada y también una sección de Urgencias para los calentones más impostergables. Estoy convencido de que la sociedad sería mucho más feliz y descenderían los delitos de violencia y los conflictos sociales en general.

Puede sonar descabellado, pero si cambiaran nuestros esquemas, ¿por qué no? Hace poco más de diez años veíamos totalmente ridículos a quienes iban hablando por la calle con un móvil, y mira ahora.

Podemos cerrar los ojos o mirar para otro lado, pero también podemos regularlo y sacarlo de la clandestinidad, como cualquier otro negocio. Las cosas nunca serán perfectas, pero pueden ser mejores si no somos esclavos del fanatismo ideológico y moral.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player