Blog

Me arrepiento del mañana

mendigo1

Desde hace un tiempo, en mi habitual trayecto por la calle Trapería, el mendigo del perro me lanza variadas pullas cuando paso a su lado y no le doy ninguna moneda. "EL SEÑOR LO VE TODO", me increpa y me prejuzga un día tras otro en tono sentencioso y acusador. Por si tuviera poco con las moscas, el sudor y los ruidos de las obras, tengo que aguantar las impertinencias de un extraño. Hay algo más feo que pedir y no es robar, sino pedir con mala hostia.

LEER +

(Si quieres leer el texto completo, 'Me arrepiento del mañana', de venta en la web)

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player