hqdefault 1

Esto pasó de verdad, no es ficción. Tan solo me limito a copiar y pegar de la cuenta de un psicólogo, cuyo post era el siguiente:

“En todos mis años como psicoterapeuta no he conocido a nadie que tenga fobia a las escaleras; sin embargo, aunque es bastante más probable accidentarse y matarse en las escaleras que en los ascensores, son estos últimos los que se llevan la fama y la fobia. Es completamente irracional, pero explicable. A los humanos nos da continuamente por hacer cosas raras y por defender visceralmente cosas estúpidas, porque no somos seres lógicos, sino psico-lógicos.”

Varias personas empezaron a ponerlo a caldo por haber ofendido a la especie humana y haberla llamado estúpida. Me vi obligado a intervenir, aunque de primeras con buenos modos y contemporizador, haciéndome el psicólogo sensato:

“Pero el hecho objetivo es que hay muuuuuuucha más probabilidad de quedarse tetrapléjico o morir en unas escaleras que en un ascensor. De ahí lo estúpido o lo psico-lógico. Es lo mismo que el miedo a viajar en avión, una fobia muchísimo más extendida que el miedo al coche, cuando hay mucha más probabilidad (escandalosa) de quedar minusválido o morir en un coche. Es muy humano y muy sapiens, pero es absurdo.”

Se pusieron más violentos todavía y empezaron los clichés del ofendidito medio, haciendo uso de la expresión ‘comentario desafortunado’, con la cual me suele explotar la cabeza. Escribí:

“¡Un comentario desafortunado! El psicólogo ha ultrajado a los que se cagan de miedo en un ascensor, pero ha salido así del bombo de pelotitas. Si fue 'desafortunado', sin suerte, fue cuestión de azar, así que no deberías cabrearte ni patalear pidiendo una disculpa que es más absurda que cualquier fobia, no había ninguna intención detrás, fue aleatorio. ¿O también te sientes ofendido cuando no te toca la lotería? Es igualmente desafortunado...”

Más crispación, y lo mejor en estos casos es sacar al Enrique Rubio que llevo dentro sin complejos y echar más leña al fuego hasta ahogarlo:

“La verdad es que sigo sin entender a qué viene tanta irascibilidad. ¿Es que tuviste un accidente en un ascensor y por eso te ofende tanto el post? ¿Quieres que hagamos una manifestación megáfono en mano para defender la visibilidad del pánico a los ascensores y la dignidad y el orgullo de tener dicha fobia? ¡Las escaleras no nos representan! En las manis de ofendiditos podríais gritar estas consignas: “Tolerancia cero a los chistes sobre ascensores. ¡Ni media broma!”. “Perdona, pero nos están matando los ascensores”. “¡Ni uno menos por culpa de una cabina!” Y podríais promover una ley en la que se destinen miles de millones a los afectados por el ascensoriado y que tiren por un barranco (o por las escaleras) a los que tienen un miedo justificado a las escaleras.”