Blog

Me arrepiento del mañana

5d8242c226942

(Wifi, el adorable, entrañable y divertido personaje de Disney)

Iba a escribir un post sobre la monarquía tras ver el discurso de Greta de Borbón, pero con el último post de FB a varios ‘amigos’ les explotó la cabeza por comparar a Leonor con Greta Thunberg, y en el subhilo nuestros mensajes han dado para medio libro sobre el tema, así que copiaré y pegaré diversos fragmentos para confeccionar este artículo, ya que el trabajo está hecho. Antes de entrar en materia, decir que no son los primeros ni serán los últimos que, al ver cómo pongo a caldo a la izquierda religiosa (la religión que más lo está petando en esta década), piensan que soy de la religión de enfrente y les explota la cabeza al ver que no.

thumbnail image1

(Ilustración por Joaquín Aldeguer en exclusiva para este relato)

 

A Yobana Carril

 

Mi hijo de 4 años siempre acudía a mi encuentro al oír cómo me partía de risa, hasta casi asfixiarme, cuando veía el último video del youtuber Un Tío Blanco Hetero. Y se quedaba detrás observando hasta que UTBH se despedía con su habitual gesto (efecto especial sonoro incluido) del puñetazo en la cámara y diciendo ‘Un saludo y hasta otra’.

 104574588 gettyimages 170987088

En una conversación con una amiga a la que le mandé el video de Yobana Carril (https://www.youtube.com/watch?v=DgnNF1To0Nw) sobre la tortura hacia los niños y las gravísimas secuelas que les esperan en pos del nazismo sexual, me dijo:       

"Me parece muy bien que los hombres vayan tomando conciencia del papel de padre y quieran también asumir sus obligaciones y luchar por sus derechos".

69486969 3047888071892038 3888096862137221120 n 1

Normalmente, cuando trabajo, la Raspa se acuesta detrás de mi atril de madera y se queda frita con mi tecleo y el ronroneo y la brisa del ventilador, pero el otro día estaba muy espabilada. Puse unos papeles con notas y el boli Bic en el atril y desde atrás se puso a tirarlo todo al suelo como loca. Lo volvía a poner todo en su sitio y otra vez lo tiraba, hasta que le dio a la palanquita encajada en el tope y se le cerró el atril sobre ella como una trampa para ratones y entonces se zafó y salió disparada.

5888

No sé por qué, pero siempre tengo a ‘Hitler’ en la boca. Lo uso para rebatir este o aquel argumento falaz, este o aquel mito, esta o aquella creencia desadaptativa socialmente compartida y valorada por todo quisque. Me pasa como a aquel guiñol de Jesulín de Ubrique que lo comparaba todo con un toro. Pues eso. No sé qué me pasa a mí con Hitler, Hitler, Hitler…pero me sirve para un roto y un descosido y me encanta nombrarlo hasta para hablar de temas culinarios.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player