Blog

Me arrepiento del mañana

3466210

Mi cerebro asperger da volteretas de placer con la palabra ‘esdrújula’, porque también es esdrújula, se describe a sí misma. También con la palabra ‘palabra’, por la misma razón, al igual que cuando veo la palabra ‘cursiva’ en cursiva o ‘negrita’ en negrita. También me fascinan las expresiones escritas ‘estoy leyendo’, cuando la leo, por supuesto, cuando no la leo no siento nada y es solo una expresión más. Y cosas como ‘(entre paréntesis)’, ‘¿Pregunta?’ también me alucinan, aunque esta última me marea un poco porque no sé si está describiéndose como pregunta o si está dudando y nos está preguntando para que le resolvamos la duda. Me flipa también ‘MAYÚSCULAS’ y ‘minúsculas’, y también ‘letras’.

También me vuelve loco que la letra ‘hache’ se escriba con h, aunque no entiendo que la letra ‘y’ no sea la ‘y gryega’ y sea la ‘i griega’, con dos i latinas. Que alguien me lo explique. O peor: la palabra ‘hiato’, que es un diptongo. Por otro lado, los palíndromos son una delicatessen para un aspi: ‘radar, ‘reconocer’, ‘orejero’. Sin embargo, hay una clase de palabras que me producen mucha ansiedad: aquellas a las que le falta una letra para ser palíndromo, como ‘Ryanair’. No puedo mirarla cuando voy al aeropuerto, me obsesiona y me produce mucho desasosiego, lo paso peor que la gente con el típico pánico a volar (que nunca entendí si miras las estadísticas objetivas de accidentes de avión). Y la peor de mis pesadillas (qué mala suerte, Dios), es vivir largas temporadas en un pueblecito de La Mancha llamado Socovos, que no es palíndromo por una puta letra de nada. ¡Por Dios y por la Virgen, por qué no le pusieron ‘Sovovos’ o ‘Sococos’! La primera opción no, ok, porque suena a insulto, pero ¿y la segunda? Tan excéntrico es ‘Socovos’ como ‘Sococos’, qué más les daba. Cuando llego en coche me tengo que tapar los ojos con la mano para no leer el letrero del pueblucho y más de una vez he estado a punto de estrellarme. Los bifrontes (palabras que si las lees al revés son otra palabra diferente, como ‘arroz’, ‘odio’, ‘animal’) no me flipan tanto como los palíndromos. Por eso prefiero mi número favorito es el 8 y no el 9. Prefiero que al darle la vuelta siga siendo el mismo número y no otro. A mí (y no sé si a los aspis en general) me gusta lo circular, lo perfecto, lo encerrado en sí mismo, lo que es igual lo pongas como lo pongas. Por eso mi figura preferida es el cubo perfecto o la esfera, me producen una calma zen. Y me gusta mucho más el cubo de Rubik para ciegos porque todas las caras tienen el mismo color (por eso lo he puesto de imagen), aunque yo suelo lijar los puntitos braille para que además todas las caras se queden igual de lisas y no con un grupo de protuberancias diferentes en cada una.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player