Blog

Me arrepiento del mañana

Pedro Sanchez Torra Palacio Moncloa EDIIMA20180709 0231 19 1

Como era bien sabido que detesto por igual a hombres y mujeres, izquierdistas y derechistas, nacionalistas españoles y nacionalistas catalanes… me eligieron como relator en un casting público retransmitido por TVE entre ‘Master Chef’ y ‘Operación triunfo’, quedando por delante de escritores tan brillantes como Mario Vargas Llosa o Lluis Llach, Haruki Murakami (los dos primeros rechazados por su ideología, más que evidente, y además Lluis advirtió que pondría instrumentos a su relato, cosa que no queda nada seria ante la ONU, y el chino también descartado porque no se iba a enterar de nada). Yo juré sobre la Biblia, la estelada y la bandera española que describiría la realidad tal cual, con la frialdad de una impresora y con la diligencia y objetividad de un taquígrafo. A continuación mi relato de aquel proceso de paz:

 Día 1

Sánchez: Tenemos que hablar.

Torra: De acuerdo, hablemos.

Sánchez: No podéis hacer un referéndum, es anticonstitucional. No podéis independizaros, es anticonstitucional.

Torra: Queremos hacer un referéndum e independizarnos si la mayoría apoya el sí.

Sánchez: No podéis hacer un referéndum, es anticonstitucional. No podéis independizaros, es anticonstitucional.

Torra: Queremos hacer un-

Sánchez: ¿Seguimos hablando mañana? Es un muy buen comienzo habernos puesto a hablar. Hay un clima de educación y respeto mutuo. Sin crispación. Estoy muy satisfecho.

Día 2

Sánchez: No podéis hacer un referéndum, es anticonstitucional. No podéis independizaros, es anticonstitucional.

Torra: Si hay que cambiar la Constitución, se cambia.

Sánchez: No se puede cambiar la Constitución.

Torra: ¿Es anticonstitucional cambiar la Constitución?

Sánchez: Casi. En realidad es porque no nos sale de los hue…de los testí…de los ovarios al PPSOE porque nosotros somos la Constitución.

Torra: Queremos hacer un referéndum e independizarnos si la mayoría apoya el sí.

Día 3

Torra: Y si nos independizamos primero y entonces hacemos un referéndum que será legal y estará acorde con nuestra nueva Constitución y entonces preguntamos a los catalanes si quieren volver a anexionarse a España.

Sánchez: No os podéis independizar. Es anticonstitucional.

Tras cincuenta reuniones con diálogo sincero, transparente y respetuoso en un ambiente distendido y cordial, en el que ambos se intercambiaron los acostumbrados regalos como muestra de cortesía, Torra convocó el enésimo referéndum y Pedro Sánchez, con una gran sonrisa fraterna y cándida rebosante de comprensión, anunció que enviaba al ejército con tanques, portaviones y dos cazabombarderos para empezar la nueva guerra civil. Como el diálogo era más necesario que nunca, según la ONU y la Unión Europea, volvieron a tener el quincuagésimo primer encuentro cordial con toda clase de observadores y diplomáticos extranjeros para llegar a un acuerdo.

Torra: Ponemos solo la mitad de las urnas si tú…

Sánchez: ¡Si yo os lanzo solo la mitad de las bombas!

Torra: ¡Trato hecho!

Sánchez: ¡Trato hecho!

Y ambos se dieron la mano con fuerza mientras miraban con una fortísima sonrisa (que les dejó dolorida la cara hasta media hora después) al medio centenar de periodistas que los acribillaban a flashazos.

El ejército por aquel entonces ya no era una institución anacrónica y conservadora, sino acorde con el pleno siglo XXI. El 80% de la infantería eran mujeres, el 10% hombres homosexuales con cáncer y el 10% restante síndromes de down plenamente integrados en la sociedad. Todas las generalas, capitanas, y tenientas eran mujeres, valga la redundancia, pero había una generala hombre cada diez, aunque transexual, eso sí. Además, las medallas y otras condecoraciones se habían sustituido por lacitos de colores de las causas más top y por bandas y pasadores con los colores LGTB, y el himno ‘El novio de la muerte’ fue sustituido por el ‘Sí se puede’. Por eso la contienda fue todo un éxito mediático entre la mayoría progre del país, pese a los 150.000 muertos y los 400.000 heridos graves con amputaciones (la urgente Ley de la Prótesis Gratis por parte de la Seguridad Social les colocó a todos una nueva extremidad cibernética Made in China pero con la etiqueta de ‘comercio justo’). Una guerra civil por fin plenamente moderna, comprensiva, feminista y transparente. Dijeron que iban a lanzar 91 bombas y se lanzaron 91 bombas, que no iban a hacer rehenes y no hicieron ni uno solo, todos muertos o destrozados, porque una mujer era mucho más pacífica, comunicativa, emocional que un hombre, pero cuando había que ponerse firme podía ser mucho más eficaz y tajante que cualquier machuno.

Pd: Esperando al listo que me diga que Murakami no es chino. Todos los habitantes de Japón, Corea, Vietman, Tailandia…etc… son chinos, que no os engañen. Lo que pasa es que se inventaron otras nacionalidades y otros países y los mandaron a otros pedazos de tierra porque les daba vergüenza ser tantos y querían parecer diversos.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player