Blog

Me arrepiento del mañana

intgrate

Deficiente, discapacitado... intégrate. Sé normal. Vente de fiesta con nosotros. Emborráchate lo más rápido que puedas. Baila. Vente de putas. Es sencillo, no te preocupes. No hay que ser un genio para hacerlo. Tómate esta pastilla, que te veo algo mustio. Encuentra un trabajo. Ocho horas. Lo tienes chupado por ser deficiente. ¿Condescendencia? No.

pills-3734b1

Hace unos años perdí completamente el sentido y me empecé a poner muy nervioso. Padres decidieron llevarme al psiquiatra de mayor prestigio en la ciudad: Don Oscar V. Asensio Rodríguez. He de decir para los inexpertos en la materia que el prestigio significa la cantidad de dinero que te desvalijan.

mendigo 1

Si yo fuera pobre, parado, desahuciado, inmigrante sin papeles, cualquier combinación de esos estados o hasta las cuatro cosas a la vez, entraría al ayuntamiento y me tiraría al suelo, negándome a mover un solo músculo. Cuando me sacaran a rastras los vigilantes, volvería a hacer lo mismo. Vendría la policía, me llevarían a comisaría, me soltarían y regresaría al ayuntamiento a repetir la operación. Así varios meses, años... hasta que alguien del ayuntamiento reflexionara y se preguntara por qué lo hago y si puede hacer algo para que mi situación mejore.

1marketing revolucionario

Caminaba por la calle y me quedé mirando un cartel electoral del candidato del PP: cutis perfecto, como de porcelana, sin poros, sin granos, sin arrugas. Cuando llegué a casa, busqué en internet el cartel de hace 4 años: pulcro pero algo más cascado, con más detalles de la edad, con una tonalidad más heterogénea, en definitiva: más viejo. Comprendí entonces que quizá el photoshop de hace 4 años no era tan bueno como la versión actual. Y entonces pensé: las personas cada vez se parecen más a los personajes de videojuegos, gracias al photoshop: sin granos, sin poros, sin venas... y los personajes de videojuegos, gracias a los avances tecnológicos, se parecen cada vez más a las personas, con poros, con venas y con granos. Los personajes de videojuegos quieren salir de la pantalla y nosotros queremos entrar.

565802 4785744052869 1425911830 n

Gato vs bebé

Un gato siempre es un gato, desde que nace hasta que muere. Busca caricias, persigue cosas en movimiento, come, lo huele todo y duerme mucho. Sin embargo, un niño no para de transformarse, casi siempre a peor. Empieza siendo un cúmulo celular inofensivo y después se transforma en un ser egoísta y caprichoso, después en un pandillero violento y rebelde que pega a sus padres, después en un adulto amargado y depresivo y después en un anciano más amargado y depresivo todavía.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player