Blog

Me arrepiento del mañana

corruptos

El escritor galardonado con el mejor premio editorial del año acudió a una conferencia generosamente remunerada con dinero público llamado 'Escritores en su tinta'. Nada más empezar la ronda de preguntas, una mujer muy indignada cogió el micrófono y empezó a disparar:

hitchhiker-hippie-ap

Me cambié de nombre, doné toda mi fortuna de 300 euros a los desfavorecidos y me fui descalzo hacia el Himalaya. Hice caso omiso a cualquier señal de tráfico o indicación. El único semáforo la noche y el día y la única lámpara el sol. Hice autostop, para no contribuir a la contaminación del planeta. Aproveché la contaminación que emana el cochazo de un burgués irresponsable y despiadado usurpador de las riquezas de África. No llevaba brújula, ni linterna, ni reloj, ni repelente para insectos, ni agua aprisionada en una cantimplora. No utilicé mapa ni gps, sólo le pregunté al conductor si le pillaba el Himalaya de camino. "Voy a la región de Zanskar".

kierowca

Me subo en el autobús  y cuando pago y cojo mi billete me doy cuenta de que el conductor es Pedro Alberto Cruz, el celebérrimo consejero de cultura de la Región de Murcia, con sus gafas negras y su camisa de LatBus. Como siempre, chocamos nuestros puños por arriba, abajo y de frente.

steve jobs 2

Leo en la contraportada de un periódico: "El fundador de Apple perdió un tiempo precioso al rechazar la cirugía contra el cáncer y apostar por la medicina alternativa (...) Creyó que la mezcla de espiritualidad y alimentos sanos serviría como antídoto (...) Durante buena parte de su vida, el creador de Apple había sido macrobiótico, budista y poco amante de las duchas". De lo que deduzco lo que sigue:

1322309925 0

Me pongo unas gafas negras a lo Stevie Wonder, me bajo a la calle y me monto en una silla de minusválidos para disimular (pues últimamente me para todo el mundo cada dos pasos para autógrafos, piropos y felicitaciones) y después de hacer girar mis ruedas con mucho pundonor y afectación, me meto en El Corte Inglés. ¿A qué? Pues a hacer todo lo que un escritor hace cuando entra en un centro comercial o librería: Buscar su maldito libro.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player