Blog

Me arrepiento del mañana

murcia

Observo con curiosidad como proliferan los anuncios de puticlubs por la ciudad. Folletos en buzones, flyers en parabrisas y gigantescas vallas publicitarias con un elegante y moderno diseño acorde con los nuevos tiempos. El incremento ha sido inversamente proporcional a la crisis del ladrillo. Se cerraban negocios, se vaciaban locales y aparecían burdeles a tutiplén. Se trata de los nuevos emprendedores.

festival

Y el libro digital se impuso al libro de papel. Descargas ilegales y pirateo sistemático. Muchas editoriales quebraron y los libreros desaparecieron y se mimetizaron con la hostelería, la siderúrgica o la albañilería. La autoedición digital fue la solución para el grueso de los escritores profesionales. El mundillo literario tuvo que organizar festivales literarios del tamaño del Festival Internacional de Benicàssim, el SOS 4.8 o el Viñarock.

untitled

Me encerré en casa durante un mes, sin salir a la calle absolutamente a nada, para meterme en la piel del personaje de una novela. Las persianas estaban bajadas, no entraba ningún rayo de luz del exterior y la televisión e internet permanecían continuamente desconectados. A los 15 días aproximadamente de aislamiento sufrí los siguientes efectos: ataques de cante flamenco sin ningún patrón previsible, ladrar a altas horas de la madrugada y cantar canciones de Serrat inventándome la letra o mezclando letras de varias canciones.

negro

Mi fobia social se agravó y el estrés mediático minó mi salud y mi inspiración literaria. Me hice con los servicios de un negro mediático que aparecía por mí en actos sociales, coloquios, entrevistas de radio y televisión, presentaciones y fotografías. El negro era clavado a mí físicamente, aunque un poco más guapo y bastante más fotogénico. No tartamudeaba, no dejaba frases a medio, hablaba realmente español y tenía acento de Valladolid.

willyuribe-carlos salem

Me convertí en negro literario porque cuando publiqué el primer libro me dijeron que tenía talento pero que no daba buena imagen, que no era sociable, que no sabía hablar, que para escribir libros tenía que saber hablar en las entrevistas por televisión, que tenía que saber hablar para acudir a los debates sobre política, que para ser escritor lo de escribir era lo de menos.

Por Enrique Rubio

Recibe entradas en tu mail

Archivo blog

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player